como-cepillar-dientes

¿Cómo cepillar los dientes?

 

Nos tenemos que cepillar correctamente los dientes para evitarnos futuros problemas gingivales y periodontales. Existen diferentes técnicas de cepillado, pero lo más importante es lavarse los dientes tres veces al día, después de las principales comidas: desayuno, comida y cena. Y el cepillado debe durar dos minutos como mínimo.

¿Cuándo y cuántas veces al día es recomendable cepillarse los dientes?

 

Lo ideal es cepillarnos los dientes 3 veces al día. Al despertarnos o al acabar de desayunar. Cada uno puede escoger lo que prefiera. Yo recomiendo hacerlo después de desayunar. Pero hay muchas personas que se cepillan los dientes nada más levantarse y luego de desayunar simplemente se enjuagan con un enjuague dental.

Después de comer y después de cenar. Sabemos que lavarse los dientes luego de comer es complicado para mucha gente que no come en su casa y pasa tiempo fuera de su hogar, por eso recomendamos llevar un kit de cepillado pequeño, que los venden en las grandes superficies comerciales o farmacias. Muchas personas que acuden a la consulta nos dicen que se lavan solamente dos veces al día, pero nosotros siempre les animamos a que sean tres, para evitar problemas periodontales.

¿Qué pasta dental utilizamos?

 

Existen muchas pastas de dientes en el mercado. Hay pastas específicas para adultos, niños, con sabores diferentes, de tipo gel o crema, etc. Hay pastas que previenen la formación de sarro dental, y otras que ayudan a blanquear, etc. 

Las pastas de dientes con flúor nos previenen de caries y fortalecen el esmalte dental.  Hay pastas especialmente fabricadas para ayudar en el tratamiento de la gingivitis, sensibilidad dental, etc. Su dentista le recomendará la adecuada.  

¿Cómo hay que colocar el cepillo de dientes?

 

En los dientes anteriores: comenzamos colocando el cepillo perpendicularmente a los dientes, con un ángulo de 45 grados, de manera que cepillamos de arriba a abajo, desde la punta superior del diente o borde incisal hasta la encía. Se cepilla la superficie externa e interna como si estuvieramos barriendo el diente hacia abajo. Y cuando llegamos a la encía no hay que presionarla, sino solamente pasar el cepillo suavemente sobre la misma.

Si estamos utilizando un cepillo manual hay que procurar no ejercer mucha presión sobre la encía porque podemos llegar a lesionarla. Se puede producir una recesión de la encía, que significa que la encía se retrae y se deja ver la parte de la raíz, que debería estar siempre cubierta por encía. Con el cepillo eléctrico es más difícil realizar grandes presiones. Además existen cepillos eléctricos inteligentes, que a la vez que nos indican el tiempo de cepillado, encienden una «luz roja» cuando estamos apretando más de la cuenta.

En  los dientes posteriores, premolares y molares, también colocamos el cepillo con un ángulo de 45 grados, y vamos a hacer el mismo movimiento de barrido. Movemos el cepillo de arriba hacia abajo, y llegamos suavemente hasta el contacto con la encía. No hay que apretar fuerte. Y lo hacemos tanto en la cara externa como interna de los dientes.  Los premolares y las muelas tienen superficie oclusal, que nos sirve para la masticación, así que vamos a limpiar de adelante hacia atrás, colocando el cepillo de manera horizontal a dicha zona de oclusión o masticación. 

Esto se hace tanto para los dientes superiores como posteriores.

La lengua también hay que cepillarla, y existen cepillos especiales para ello. En la lengua se suele acumular también placa y bacterias, que luego pueden llegar hasta los dientes. Se recomienda cepillar la lengua de atrás hacia adelante. Cepillar la lengua ayuda a evitar la halitosis dental.

¿Qué tipo de cepillo es el que preferimos?

 

Los cepillos eléctricos eliminan de una forma mejor la placa dental que los cepillos manuales. Y no hay que preocuparse en el movimiento que tenemos que hacer con la cabeza del cepillo, ya que ésta gira, y con la rotación va limpiando las superficies de los dientes. 

La cabeza del cepillo eléctrico la colocamos paralela a la cara externa del diente, y se mueve de manera lateral de un diente a otro. Si empezamos por el incisivo, hay que mover el cepillo hasta la última muela del cuadrante que se esté limpiando. No es necesario mover la cabeza ni apretarla, ya que el propio cepillo ya se mueve y rota, facilitando la limpieza de los dientes.

Se repite el procedimiento por la superficie interna de los dientes y por la zona de masticación. Solo se guía al cepillo y éste sólo va girando y limpiando.

Si vamos a utilizar un cepillo manual, es preferible que las cerdas sean de dureza media. Siempre es mejor que las cerdas sean suaves que duras, ya que si sumamos a unas cerdas duras una presión excesiva podemos ocasionar una seria lesión a la encía.

Los cepillos hay que cambiarlos cada tres o cuatro meses, cuando las cerdas estén gastadas y abiertas.

Técnica de cepillado

 

Lo ideal es dividir a la boca en 4 cuadrantes. Dos superiores y dos inferiores.

Cada cuadrante está formado por 8 dientes en adultos con dentición completa y definitiva: dos incisivos, un canino, dos premolares y tres muelas. Hay que repartir el tiempo de cepillado por los cuadrantes, así que cepillaremos treinta segundos por cada cuadrante hasta llegar a los dos minutos de cepillado.

Existen muchas técnicas de cepillado: la técnica de Bass modificada, la técnica de Stillman modificada, y la técnica vibratoria de Charters entre otras. Hay muchísimas. Pero lo más importante, más que la utilización de cualquiera de estas técnicas, es realizar el cepillado de los dientes tres veces al día. Nos dará lo mismo la técnica escogida mientras tengamos una correcta higiene oral.

Hay un artículo en internet muy interesante, en la plataforma www.scielo.org.co, que detalla en profundidad sobre estas técnicas de cepillado y que es muy fácil de leer, y que se llama: Comparación de diferentes técnicas de cepillado para la higiene bucal . En este artículo se detalla muy extensa y visualmente cada una de las técnicas de cepillado.

Limpieza interproximal

 

Es importante limpiar bien las superficies que existen entre los dientes. Para ello es conveniente utilizar seda o hilo dental, cepillos interproximales e irrigadores bucales.

Hay que evitar que restos de alimentos se queden en estas zonas, ya que favorece la creación de nichos bacterianos y de placa bacteriana.

El propósito del cepillado: eliminar la placa dental

 

La placa dental es el principal desencadenante de la caries y la enfermedad periodontal, y puede favorecer el desarrollo de otras enfermedades infecciosas del organismo. 

Sin comentarios

Publica un comentario

Call Now ButtonLlámanos 91 525 02 56